Gastronomía

La huerta de LCI Bogotá florece como un proyecto sostenible

La huerta de LCI Bogotá, impulsada por estudiantes de la Escuela de gastronomía y turismo, florece como un proyecto de aula, promoviendo la sostenibilidad y el desperdicio cero en la cocina.
Persona cuidando plantas en un jardín vertical, mostrando un uso sostenible del espacio.

En un innovador proyecto de aula, estudiantes de primero y segundo cuatrimestre de la Escuela de Gastronomía y Turismo de LCI Bogotá se han sumado a la iniciativa de crear una huerta. Bajo la guía de Liliana García, directora de la escuela, los jóvenes están experimentando el ciclo completo de la producción alimentaria: desde la siembra y el cuidado hasta la cosecha y el uso en las clases prácticas de cocina.

La huerta, que cuenta con una variedad impresionante de hierbas aromáticas, verduras y hortalizas, busca fomentar la apropiación de los espacios universitarios y promover la sostenibilidad ambiental. Los estudiantes se encargan del cuidado y mantenimiento de las plantas, desarrollando un profundo sentido de responsabilidad y conexión con la naturaleza.

Liliana García destaca la importancia de esta iniciativa para generar conciencia sobre la sostenibilidad y el desperdicio cero en la cocina. Los ingredientes frescos cosechados en la huerta se utilizan directamente en las clases prácticas, promoviendo la innovación culinaria y el uso eficiente de los recursos.

Estudiantes cultivan el cambio desde la siembra hasta el plato

El proyecto ha generado un impacto positivo entre los estudiantes, quienes están entusiasmados por compartir sus experiencias y conocimientos sobre huertas y compostaje. Esta iniciativa no solo busca fortalecer las habilidades culinarias de los estudiantes, sino también inspirar cambios positivos en sus hábitos alimenticios y en su relación con el medio ambiente.

Desde los programas de la escuela, se enfatiza la importancia de trabajar dentro del marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con el objetivo de alcanzar la sostenibilidad alimentaria y reducir el desperdicio de alimentos.

Con miras al futuro, se espera que la huerta de LCI Bogotá continúe creciendo y expandiéndose, llenando el jardín vertical de la terraza del salón de vinos. Se espera que los estudiantes valoren la importancia de cultivar alimentos y que repliquen esta iniciativa en sus hogares y futuros emprendimientos, contribuyendo así a un mundo más sostenible y equitativo.

 

Persona cuidando plantas en un jardín vertical, mostrando un uso sostenible del espacio.